¿Cómo se desguaza un coche? Lo explicamos paso a paso

El proceso que pasa un coche para ser reutilizado es sumamente detallista, ya que contiene elementos altamente contaminantes para el planeta. A continuación, te detallamos cada uno de los pasos que pasa un coche al ser enviado al desguace.

Retirada y baja de definitiva en Tráfico

Una vez que es retirado un coche y llevado al desguace en donde se iniciará su proceso de descontaminación, al titular del vehículo se le hace entrega del Certificado de Destrucción, documento gratuito que acredita la recepción del vehículo por parte del desguace. El Certificado de Destrucción garantiza el fin de la vida útil del vehículo y avala que éste comenzará el proceso de descontaminación como residuo peligroso y justificará la baja definitiva en la Dirección General de Tráfico.

Descontaminación

Antes de dar inicio a la fase de descontaminación, todos los componentes que puedan resultar explosivos como los airbags, bornes de seguridad de baterías (BST) o tensores de cinturones de seguridad se neutralizan por razones de seguridad. Tras eso, se extraen todos los líquidos operativos. Esta fase incluye el vaciado del sistema de aire acondicionado y del líquido de frenos, el drenaje del refrigerante del radiador, del aceite de motor y de transmisión, etc.

Una vez retirados estos residuos, son almacenados en envases adecuados según su naturaleza. Éstos son retirados y gestionados por empresas autorizadas, garantizando así que sustancias y elementos perjudiciales para el medio ambiente no contaminen el terreno, el agua o el aire en los diferentes ciclos del proceso de reciclado.

El paso siguiente consiste en la separación de los distintos metales, tales como el aluminio, cobre, hierro y chapa. De esta manera se reciclan las materias primas para la fabricación de nuevos componentes.

Posteriormente, especialistas de reciclado determinarán qué partes del vehículo son aptas para ser reutilizadas para el mismo fin para el que fueron concebidas. Una vez seleccionadas, son retiradas del vehículo y pasan por un proceso de clasificación y almacenaje para ser fácilmente localizadas y vendidas a precios económicos.

Codificación, etiquetado y almacenamiento

Retiradas ya las piezas que pueden ser volver a utilizarse, tales como las de mecánica, de chapa y electrónica, estas son revisadas y limpiadas. Posteriormente, son codificadas y etiquetadas para facilitar su localización y posterior venta.

Una vez han sido retiradas las piezas del vehículo que pueden ser reutilizadas, lo que queda del coche es prensado y la chatarra enviada a la fundición, para ser utilizada como materia prima.